EL CABALLO DE MADERA. De cómo lo que pides llega,

30.9.16

Esto es bastante gracioso. Un día hice esta serigrafía con la técnica esta del cúter. Nunca había dibujado antes un caballito de madera, y me salió jugando. 

Luego hice una niña india sobre el caballo. Uno de mis disfraces preferidos de niña (después del de Caperucita que  hizo mi abuela Pilar para Natacha y luego me tocó a mi) era de India, aunque el mío en concreto era de jefe indio.

Bueno, volviendo a la anécdota, dos semanas después se celebró un rastro de segunda mano en una plaza de Rocafort. Paseando por allí una amiga artesana del pueblo, Cuca Balaguer, vendía un caballito de madera. Sin acordarme de este dibujo, le pregunté el precio y ella me lo regaló. 

Cuando volvía a casa con el caballito en la furgoneta, de repente caí en que dos semanas antes había dibujado un caballito exactamente igual al que ese día me había regalado Cuca.
Se ve que lo pedí sin darme cuenta. Otro día os lo enseño que hay que hacerle unos arreglos.









You Might Also Like

0 comentarios

Subscribe